jueves, 19 de octubre de 2017

Tag: Un libro, una película


¡Hola lectores! 

Hoy os traigo un book-tag o movie-tag o no se muy bien como llamarlo. En realidad, la idea parte de una sección que he visto en muchos blogs de Si te gustó... Te gustará... que básicamente se trata de recomendar libros a partir de otros que ya hayas leído y que puedan tener elementos parecidos. He decidido hacer un poco lo mismo, pero en vez de con libros, con películas. Así que este tag tendría que llamarse algo así como Si leíste... Tienes que ver...



Ambas son historias que tratan el tema de la anorexia, y ambas me gustaron mucho. Lo abordan desde un punto de vista duro y realista, sin andarse con medias tintas y enseñando la realidad tal cuál es. Si tengo que elegir, me quedo con Frío, que me puso los pelos de punta. 



Contra el viento del norte y Antes del amanecer (en general, la trilogía Before entera) puede que no tengan nada que ver a simple vista. El libro trata de una historia de amor por e-mail entre dos personas que no se han visto nunca, y la película va de dos jóvenes que pasan un día juntos en Viena
Lo que me ha hecho relacionar ambas historias son las conversaciones entre los protagonistas, que tanto en el libro como en la película son los pilares de la historia y en ambos casos son frescas, naturales y llenas de sentimiento. 


Los protagonistas de ambas historias son dos niños que tienen el síndrome de Asperger -no estoy segura de si es así en ambos casos, pero desde luego el comportamiento es muy parecido - así que las dos historias dan una visión muy cercana sobre esta enfermedad. Además, ambas son dramas familiares que tratan mucho la relación entre padres e hijos. 


Tanto Los renglones torcidos de Dios como Shutter Island tratan el tema de la locura y se desarrollan en un psiquiátrico. Aunque Shutter Island tiene un enfoque más de misterio, me recordaron mucho en los protagonistas. 

domingo, 15 de octubre de 2017

Una habitación propia, Virginia Woolf

Resultado de imagen de una habitacion propia
Título: Una habitación propia
Autora: Virginia Woolf
Editorial: Seix Barral
Número de páginas: 192
ISBN: 9788432217890
Precio: 10 €
Puntuación: 7,5

En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba mucho camino por recorrer. 
Tenía ganas de leer a esta autora desde hacía mucho tiempo, y por fin me animé a hacerlo y ya de paso completar mi reto de este año de 5 autores clásicos que no hubiera leído antes.

En este ensayo, Virginia Woolf se mete de lleno en el tema de las mujeres y la novela. Bueno, decir que se mete de lleno tampoco es muy acertado, ya que el capítulo 1 -que tiene unas 40 páginas- es una introducción bastante tediosa sobre cómo se le ocurrió abordar el tema desde esa perspectiva, y cuáles fueron las primeras preguntas que se planteó para luego intentar resolverlas.
Me parece genial y muy interesante que la autora quiera contarnos cómo fue su experiencia a la hora de ponerse a escribir el ensayo, pero sinceramente, me importa un bledo si ese día comiste patatas fritas con pescado, tarta de postre y luego cenaste sopa y una manzana. Tampoco me interesa si te pusiste a divagar durante media hora mirando por la ventana sobre temas que nada tenían que ver con el propósito del libro.Vamos, que durante las primeras páginas me estaba aburriendo mortalmente y estaba como: ve al grano por favor.

Menos mal que, una vez que entramos en materia -las mujeres y la novela- todo empieza a ir mucho mejor.
El ensayo es un recorrido histórico y un análisis de por qué, por ejemplo, no hubo grandes mujeres poetas o novelistas en la época de Shakespeare. Fácil: no tenían independencia económica y el mundo no las dejaba escribir.
Así, Woolf va analizando la situación de la mujer a lo largo de la historia, poniéndonos ejemplos como los de Jane Auste o las hermanas Brontë, y las situaciones en las que tenían que escribir.

En realidad, no quiero deciros mucho más sobre el ensayo porque creo que tenéis que leerlo vosotros mismos. De hecho, creo que todo el mundo debería leerlo, independientemente de su sexo, edad o condición.

Una habitación propia es un libro que recomiendo leer a todo el mundo, a pesar de la introducción que se me hizo muy cuesta arriba, pues me parece que trata un tema sobre el que todos deberíamos reflexionar. 

jueves, 12 de octubre de 2017

TTLG #21: Puntuaciones en las reseñas



¡Hola lectores!

Hoy os traigo un pequeño debate -o reflexión- sobre un tema que ya me llevaba rondando la cabeza algún tiempo y sobre el que siempre hay diverdidad de opiniones en el mundo blogger lector: las puntuaciones a la hora de reseñar un libro. 

Los que leéis mi blog sabréis que yo siempre puntúo las reseñas sobre 10. ¿Por qué?
En primer lugar, lo hago para dar una visión general de lo que me ha parecido el libro. Si alguien no quiere leer la reseña por las razones que sea, pero le apetece mirar por encima a ver si no me ha gustado, ha sido regular o me ha gustado mucho, creo que puntuar el libro es una buena forma de hacerlo.
En segundo lugar, si puntúo sobre 10 y no sobre 5 estrellas -que es lo más habitual en las reseñas- es porque, si tengo grandes dificultades para puntuar un libro sobre diez, no me quiero imaginar qué pasaría si sólo tuviera un rango de 5.

Imagen relacionada

Pero eso sí, puntuar un libro, para mí, es la parte más difícil de toda la reseña. Entiendo perfectamente a los bloggers o booktubers que ya no lo hacen, porque es un engorro y además, puede llevar a error. La puntuación, como el resto de la reseña, es algo bastante subjetivo y puede no significar lo mismo para todos.
Tal vez yo le doy un 7 a un libro que en general me ha gustado, pero tampoco tanto, y alguien lo puede ver como una mala nota o dar por hecho que no lo he disfrutado, cuando no es así.
Además, ¿cómo darle la misma puntuación a dos libros, cuando siempre uno te va a gustar un poquito más que el otro? El problema es que no hay números suficientes para todos los libros que leemos. Para ser justos, la puntuación tendría que ser sobre 100, y aún así sería difícil.

Otra cosa que quiero mencionar es el 3/5. No son pocas las reseñas que leo que dicen que en general el libro no les ha gustado, que sólo resaltan un par de cosas decentes, que no lo recomiendan... y la puntuación que plantan es un 3/5. A ver, que cada uno puede puntuar como quiera, pero estas cosas me desconciertan porque un 3/5 para mí no es una mala nota.

Por otro lado, está el tema de poner 5/5 estrellas -o, en mi caso, 10/10-. La verdad es que yo soy un poco reticente a poner una puntuación tan alta, y es algo que quiero cambiar, porque muchas veces soy más estricta recién leído el libro, y luego con el tiempo me doy cuenta de que tal vez se merecía una puntuación más alta.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...